Entre Fragmentos

“La vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema" V.N.

La oreja de Murdock


1Se ha comparado la obra de Freeman tanto a Cormac McCarthy como a los hermanos Coen. Quizás aún sea un poco pronto para equiparar la poética del escritor de Vermont con los próceres de la literatura y el cine americanos, aunque si hay argumentos para augurar y esperar una prometedora carrera. Narrada en tercera persona y con un ritmo trepidante, La oreja de Murdock, nos presenta la historia de Lillian, una joven acosada por un “out of law” del pueblo en el que vive desde que huyó de casa.

La-oreja-de-Murdock-TAPA-BLANDA-CON-SOLAPA1_libro_image_zoom

La trama de la novela es sencilla. Lillian tiene problemas con Blackway, el ayudante del sheriff, al que acusa de tráfico de drogas. Éste es despedido, la toma con ella y la comienza a acosar. Ante la impasibilidad del sheriff decide pedir ayuda a Whizzer y sus amigos que aconsejan a la joven. Finalmente Nate, Les y Lilian emprenderán una particular travesía en busca de Blackway para hacer justicia, al menos la suya. Los puntos que hacen pensar en McCarthy tienen que ver con las semejanzas entre Blackway y Chigurh, el asesino de No es país para viejos. Se podría decir que la novela plantea los mismos temas, a saber, la muerte, Dios, la justicia, el destino, la desfiguración del mito de Prometeo, etc., pero la brevedad de la obra sólo permite acceder a un pequeño entremés de lo que podría ser. Sorprende la contraportada en la que se describen a Les y Nate como un “dueto de formidables imbéciles” o como “auténticos ineptos”. En esta manía que tienen las sinopsis por dar un visión de sesgo sobre la realidad de lo escrito se tiene que decir a favor de los personajes que no son unos “formidables imbéciles”. Más bien estamos ante el retrato de unos personajes que acaban situándose también fuera de la ley para poder hacer justicia. Cumplen a la perfección aquello para lo que son convocados en la trama de la novela, ayudar a Lillian.

Quizás lo que mejor resume el sentido de la novela lo da el grupo de Whizzer cuyos diálogos funcionan como los estásimos de los coros de las tragedias griegas. Nos dice sobre la incertidumbre que nos ha tocado en sino de nuestro tiempo y de la que los personajes parecen estar exentos: “están todos sentados en una nave espacial. En un cohete espacial. Están sentados dentro y la nave va viajando. Se mueve. Avanza muy veloz. Va a la velocidad de la luz. Y así los hombres que van dentro no envejecen… Para ellos no pasa el tiempo… Están fuera del tiempo.” Este “fuera del tiempo” es el que acerca los personajes de Freeman con los de McCarthy y los Coen. Resumiendo, una novela aceptable de un escritor prometedor que se lee de un tirón.

La oreja de Murdock
Castle Freeman Jr.
Traducción Cruz Rodríguez Juiz
Mondadori, 2009
159 Pág.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 20, 2009 por en Libros y etiquetada con , , , , , .

En Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

De la misma manera que el narrador de Pálido fuego apuntaba: nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa,Entre Fragmentos nace como un espacio de reflexión interdisciplinar. Diego Giménez.
A %d blogueros les gusta esto: