Entre Fragmentos

“La vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema" V.N.

Derrida en Estados Unidos II: El entorno universitario


Del Bob Dylan de The Lonesome Death of Hattie Carroll de 1963, cuya letra habla de la muerte de la camarera negra Hattie Carroll a manos de William Zantzinger, al psicodélico This Wheel’s On Fire grabado con el grupo The Hawks en 1967, subyace lo que afirma François Cusset en French Tehory sobre la generación del sesenta, a saber,

“que el amplio movimiento estudiantil estadounidense poco a poco deja de ser una oposición política organizada para transformarse en una dinámica espontánea con una perspectiva sobre todo existencial, de una anticapitalismo militante se pasa a una celebración mística de los cuerpos “libres” y las drogas alucinógenas.”

Para Cusset dicho cambio de mentalidad, sometido asimismo a las duras represiones de 1970, es uno de los factores clave en la recepción, difusión y adaptación de la teoría francesa. Aunque, matiza, lo es de una forma indirecta, es decir, por el desplazamiento de la “lucha” al campo exclusivo del discurso y por la “apertura ideológica” que se da en el seno de la universidad por la aparente desaceleración que se da a partir de 1970 con respecto a años anteriores. De hecho, Frank Lentricchia en Después de la “Nueva Crítica” sitúa los escritos de Derrida que más impresión causaron en Norteamérica en una serie de ensayos traducidos al inglés en 1973, unos siete años más tarde de las conferencias que se practicaron en la Universidad Johns Hopkins con motivo del simposio sobre “Lenguajes de la crítica y de las ciencias del hombre” en 1966.

Volviendo a Cusset, éste señala el año 1968 como un año marcado por una doble escisión, a saber, el Black Power y el SDS dejan de cooperar, y en el seno de éste último se da a su vez una escisión entre los reformistas, partidarios de esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos, y los revolucionarios, partidarios de la acción directa. En abril del 68 se prende la mecha cuando la Universidad de Columbia es ocupada por estudiantes negros y con la posterior violenta carga policial. En mayo de 1970 un centenar de marchas espontáneas celebrada en diferentes universidades contra la guerra de Vietnam acaba en desgracia tras la violenta carga de la guardia nacional que abre fuego contra los manifestantes causando la muerte de seis de ellos.

Cusset sostiene que, a pesar de la consternación nacional, la fría y calculada reacción militar señala el fin de una época, ya que el movimiento estudiantil se apaga rápidamente y la minoría radical queda aislada. En este preciso momento sitúa Cusset el fin de los sesenta llamándolo el “fin del recreo”, dónde el impulso político de los años sesenta se detiene de golpe. No estoy tan de acuerdo en señalar éste momento como el fin de los sesenta ya que las inquietudes existenciales que constituían su “esencia” se dan bajo otras formas que, tal vez, sean las que aceleran una pronta recepción de Derrida. ¿Cómo? A las luchas contra el imperialismo y la mercantilización siguen las reivindicaciones a favor de la libertad sexual y las drogas psicodélicas, asociadas tanto a la defensa del individualismo como de formas experimentales de desubjetivación. Como señala Jonathan Culler en La poética estructuralista sobre el postestructuralismo,

“la liberación de nuestra ideología más penetrante, de nuestras convenciones de significado, <<carece de sentido>> porque hemos nacido en un mundo de significado y ni siquiera podemos rehuir sus exigencias sin reconocerlas al mismo tiempo. Y, aun cuando pudiéramos, nos encontraríamos en medio de una barboteo sin sentido, privado de la <<lumière du sens>> que hace posible la discusión. Lo que hemos de hacer es imaginar que nos liberamos de las convenciones operativas para ver con mayor claridad las propias convenciones”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

En Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

De la misma manera que el narrador de Pálido fuego apuntaba: nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa,Entre Fragmentos nace como un espacio de reflexión interdisciplinar. Diego Giménez.
A %d blogueros les gusta esto: