Entre Fragmentos

“La vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema" V.N.

Fernando Pessoa: irrealidad, escritura y desasosiego (I)


El riesgo de las obras que presentan cierto carácter asistemático tanto por la naturaleza de los textos legados como por la intencionalidad estética del autor, está en que quienes nos acerquemos a interpretarlas hagamos decir al artista cualquier cosa. He intentado tener en cuenta este riesgo a la hora de escribir sobre Fernando Pessoa y algunas relaciones filosóficas en el Livro do Desassossego para el siguiente artículo. En primer lugar cabe notar que, por muy interesado que Pessoa estuviese en cuestiones filosóficas, no era un filósofo. Esto en principio tendría que intentar disuadir a cualquiera de sacar conclusiones filosóficas concluyentes de lo que Pessoa pueda haber dicho en el Livro y en su obra en general. Aunque, asimismo, tampoco quiere decir que la filosofía no esté presente en toda su obra, con lo que resulta recomendable un acercamiento cauteloso, teniendo en cuenta que no se trata de un tratado filosófico. Hechas las advertencias, intentaré demostrar que la obra de Pessoa está influenciada por teorías empírico-idealistas que apelan a la experiencia sensorial como base del conocimiento, pero, en el caso particular del poeta luso, combinadas estas teorías con el neopaganismo del autor, acabamos teniendo una teoría del conocimiento y de la verdad basados tanto en el (des)conocimiento como en la desconfianza en el lenguaje como dador de sentido.

En primer lugar intentaré situar la problemática de la fragmentación de la obra del poeta para apuntalar un terreno que puede llegar a ser quebradizo. Es decir, marcar los límites de lo que es lícito o no decir de Fernando Pessoa a la luz de la obra legada. Por lo que se refiere a la relación empírico idealista con la poética de Pessoa lo haré  a través de las teorías de Berkeley, basándome no sólo en la relación de contenido de los fragmentos sino en documentos que atestiguan la lectura y asimilación de las teorías del obispo anglicano. Dichos documentos son los Textos filosóficos en los que cita directamente a Berkeley. A partir tanto del análisis de dichos fragmentos como de las teorías del filósofo he buscado los fragmentos del Livro del Desassossego relacionados con dichas teorías, que apelan al sentimiento de irrealidad que parece no abandonar al poeta luso. Lo que subyace en toda reflexión sobre la realidad, en filosofía, es también una reflexión sobre la capacidad del lenguaje para nominar dicha realidad. En función de la respuesta estaremos ante una determinada representación del mundo. La falta de comunión con la realidad aboca a Pessoa a un marcado solipsismo del que se escapa, entre las grietas que el deseo de intersubjetividad puede abrir, un intento de escritura del yo, con la que, por muy narcisista que pueda parecer en ese escribir sobre él, Pessoa acaba escribiendo sobre todos nosotros. Para poder hablar de esta función de la escritura como forma de creación de la identidad lo haré a partir de algunos conceptos contemporáneos como los que esgrime Paul De Man en <<La autobiografía como desfiguración>> de La retórica del romanticismo. El uso de estos conceptos no pretende ser más que la apropiación de un marco conceptual que me permitiese acceder a una posible interpretación del proceso creativo en Fernando Pessoa. En este caso la base empírica de la relación no es tan sólida como la que se refiere a Berkeley, de la que constan los documentos citados que así lo atestiguan. Pero, en la medida en que se acepte la parte visionaria que hay en la obra de Pessoa, es lícito aceptar marcos interpretativos posteriores, bajo la base de que Pessoa intuyó la condición del sujeto contemporáneo y de los problemas de los que se ocuparon filosofías posteriores, como es el caso, entre otros ejemplos, de la deconstrucción y el tema del desconocimiento como forma de conocimiento. Pero esto no es una opinión baladí,  Roman Jakobson no vaciló en decir que el nombre de Pessoa “exige ser incluido en la lista de los grandes artistas mundiales nacidos en el curso de los años 80 (del siglo XIX), junto a Stravinski, Picasso, Joyce, Braque, Khlebnikov, Le Corbusier. Todos los rasgos de este gran equipo de artistas aparecen condensados en el poeta portugués” .

Fragmentación en el Livro do Desassossego

Si entiendo correctamente el sentido de esta sucinta observación, nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa.
Vladimir Nabokov

De la misma manera que Nabokov construyó Pálido fuego sobre la frase “la vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema”, cuando leemos el Livro do Desassossego asistimos a “la vida de Pessoa como comentario de un hermético e inconcluso libro de arena”, y que, de una forma significativa, no deja de  apuntar a dicha estructura inacabada como condición de posibilidad del mismo.

¿Qué es lo que da, pues, a determinado fragmento el honor de ser considerado perteneciente al Livro? En la introducción al Libro del desasosiego compilado y traducido por Ángel Crespo, éste nos dice a la luz de las cartas a Cortês-Rodrigues que hay tres elementos distintivos que se pueden reconocer a lo largo de todo el Livro: a saber, en primer lugar el carácter fragmentario de los textos y la fragmentación del yo a luz de la heteronimia; en segundo lugar la atribución autorial a medio camino entre la semihetronimia y la ortonimia; y, en tercer lugar, un determinado “estado de no-ser” que lleva a Pessoa a no poder escribir más que fragmentos, fragmentos, fragmentos.

Fragmento del “Livro do Desassossego”,Signatura 7-43. Se perciben en el texto tanto las siglas LdD que hacen referencia al “Livro do Desassossego” como tres fragmentos diferenciados. Diferentes editores los han compilado en diferente orden. La fragmentariedad de la nota es muy ilustrativa y es sólo un fragmento, o tres,de los más de 500 que componen el “Livro do Desassossego”.

Teniendo en cuenta la naturaleza de los fragmentos con que los diferentes editores se han tenido que enfrentar a la hora de editar al autor luso, es necesario ser cautelosos en todo lo que se refiere a conceptos como la obra y la autoría de Fernando Pessoa. Si tenemos en cuenta lo poco que publicó en vida ¿qué estatuto hemos de dar a la cantidad de ediciones posteriores? ¿Cómo se tienen que editar las mismas? Este tipo de consideraciones son necesarias al enfrentarse a los textos de Pessoa y son de especial relevancia cuando hablamos del Livro do Desassossego, ¿Por qué? Por qué Pessoa no dejó ningún libro propiamente dicho, sólo dejó fragmentos en trozos de papel, servilletas, cuadernos, etc. Las pocas notas en las que menciona cierta organización del Livro, sostienen compiladores como Jacinto do Prado Coelho o Ángel Crespo, no son aprovechables por contradictorias.

En la primera edición completa del Livro, organizada por Jacinto do Prado Coelho , éste afirma en el título de la introducción que Fernando Pessoa sempre existiu. Por otro lado, en una de las compilaciones más recientes, Richard Zenith asegura en la introducción, mencionando a Álvaro de Campos, que Fernando Pessoa não existe, propriamente falando. Esto nos da una pista del carácter interpretativamente amplio que el Livro suscita y de las variables a tener en cuenta cuando lo analicemos, ya que parece aceptar tantas interpretaciones como exégetas se atrevan a interpretarlo, ¿o no? En un artículo titulado ¿Existe Pessoa? Jerónimo Pizarro traslada la pregunta no al nivel ontológico sino al textual. Al no dejar Pessoa ningún libro propiamente estructurado o hecho, cada edición, como venimos viendo, compete a los diferentes editores que han seleccionado los fragmentos de forma autónoma. En este sentido podríamos decir que el Livro do Desassossego no existe. Entonces ¿cómo es que Pessoa es transformado en libro? Pizarro, nos dice que el nombre de “Pessoa” en la tapa de un libro tiene una cuota de convencionalismo. “Os editres são co-responsáveis daquela que hoje consideramos  a sua obra, uma obra cuja infidelidade estava, até certo ponto, anunciada, desde o momento que se descobriu a arca, como um tesouro. ” Por eso finaliza su artículo diciendo que pensar Pessoa y editarlo, actividades íntimamente ligadas, no nos devuelve una imagen única del autor sino múltiples, y dicha multiplicidad ya se encontraba en las fuentes y la forma de los textos. Lo que nos dice Pizarro es que a la hora de interpretar los textos podemos elegir a nuestra más o menos justa conveniencia o respetar la imagen múltiple basada en los textos múltiples de Pessoa, ya que él yace en dicha fragmentación.

Por todo lo anteriormente dicho, tenemos que entender la fragmentación en el Livro a un nivel epistemológico y textual. Con el presente artículo intentaré demostrar que en Pessoa, la escritura de esa falta de comunión con la realidad de lo que lo circunda, esa sensación de irrealidad, tiene como base por un lado la influencia de filosofías empírico idealistas como la de Berkeley y, por otro lado, dicho empirismo combinado con el neopaganismo de raíz nietzscheana, concluyen en un intento por situar los abusos del lenguaje y una desconfianza en el mismo como dador unívoco de sentido (esto es de forma tautológica), lo que se traduce en desasosiego. Dicha escritura fragmentaria, que desemboca en desasosiego a la vez que se nutre del mismo, es lo que permite a Pessoa situar los límites del lenguaje marcando su obra y vida con una intencionalidad estética que es la que le permite escribir, o como nos señala en uno de los fragmentos que dan inicio a la edición de Zenith, O desejo de sossego e a conveniência de preços levaram-me, em um período da minha vida, a ser frequente em uma sobreloja dessas . ¿Desejo de sossego o desassosego? Si presuponemos que el poeta es aquel que ha elegido crearse a través del lenguaje, hemos de aceptar que el lenguaje dice el ser. ¿Qué pasa cuando se desconfía de la fuerza órfica del lenguaje?

Continúa:

Fernando Pessoa: irrealidad, escritura y desasosiego (II)
Fernando Pessoa: irrealidad, escritura y desasosiego (III)
Fernando Pessoa: irrealidad, escritura y desasosiego (IV)

Anuncios

Un comentario el “Fernando Pessoa: irrealidad, escritura y desasosiego (I)

  1. Pingback: Fernando Pessoa en “Entre Fragmentos” | Diego Giménez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

En Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

De la misma manera que el narrador de Pálido fuego apuntaba: nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa,Entre Fragmentos nace como un espacio de reflexión interdisciplinar. Diego Giménez.
A %d blogueros les gusta esto: