Entre Fragmentos

“La vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema" V.N.

“Como no podía cantar por fuera, comencé a cantar por dentro”


El 26 de febrero de 1920 la ciudad carioca de Bangu vio nacer a un niño mestizo de madre indígena y padre portugués que 48 años más tarde escribirá una de las joyas del realismo mágico de la que,  por aquellas causalidades de la vida y del mundo editorial en concreto, ha pasado un tanto desapercibida en España. Mi planta de naranja lima (1968) desde un principio resultó ser un éxito en latinoamerica, traducida a más de una treintena de lenguas y publicada en diecinueve países… artículo para Revista de Letras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 28, 2011 por en Libros, RdL.

En Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

De la misma manera que el narrador de Pálido fuego apuntaba: nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa,Entre Fragmentos nace como un espacio de reflexión interdisciplinar. Diego Giménez.
A %d blogueros les gusta esto: