Entre Fragmentos

“La vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema" V.N.

Gypsy Blood: El real ‘Snatch’ y la pérdida de la inocencia en el Reino Unido


Pelear para defender el honor del nombre. Dos documentales sobre la comunidad gitana en el Reino Unido muestran los entresijos de una de las étnias más herméticas de Europa. En agosto, un filme llamado Knuckle mostraba el trabajo de un hombre tras pasar 12 años infiltrado en algunas de las comunidades más celosas: los pikeys. El director de la película, Ian Palmer, pasó más de una década grabando a James Quinn McDonagh, conocido como el rey de los gitanos, y las pelas por desacuerdos entre clanes en guerra por el orgullo familiar.

Este martes Channel 4 comenzrá la emisión de una serie de documentales que, bajo el nombre de Gypsy Blood, retratan también la vida de la comunidad gitana. En este caso el director, Leo Maguire, filmó durante dos años la cultura violenta que algunos gitanos enseñan a sus hijos. La película es un retrato íntimo de dos familias y de su lucha por el respeto y el precio que pagan en los ciclos de venganza que pueden terminar en violencia fatal.

Gypsy Blood es un estudio inquietante sobre la masculinidad, la violencia y la difícil relación de los hombres gitanos en el Reino Unido a tenor de sus tradiciones de lucha sin guantes. En una de las escenas se puede apreciar como un padre se siente orgulloso de que su hijo de 7 años sea un luchador. El chaval hace de sparring a un niño dos años mayor que él que le encaja un derechazo que envía al crío al suelo. El padre comenta, “a Francie le encanta la lucha. Está luchando todo el día” y añade “he visto a un niño de nueve años de edad, muy buen luchador, golpear a mi hijo pequeño que se golpeó la cabeza en el suelo, se levantó y siguió su camino. Fue lo mejor que he visto entre dos niños”. El padre remata orgulloso, “al final me dijo: Papá, voy a hacer todo lo posible para ganar”.

Ambos docuemntales son definidos con relación a la película Snatch, filme del director y guionista británico Guy Ritchie que retrata los bajos fondos criminales de Londres y en la que Brad Pitt intrepeta a un gitano que vive a base de luchar a puño pelado.

A su vez, el director Ian Palmer afirmaba en agosto que “nunca había planeado hacer una película sobre boxeo sin guantes”. “Me topé con este mundo secreto y me vi envuelto en el”, comentaba.

Por su parte, el director Leo Maguire comentaba en The sun que no estaba allí para juzgar a los gitanos. Por lo que afirmaba que “a todos los niños gitanos se les enseña a ser fuertes y defenderse a sí mismos desde una edad temprana”. “Es un tradición en una comunidad marginada y víctima. A menudo tienen que defenderse”. Maguire justifica su trabajo sosteniendo que “estaba allí para documentar lo que vi con humildad y respeto”. Es una historia de violencia, consiente, pero “es más profundo que eso. Es un estudio de la infancia, de ser padre, de la mayoría de edad y la pérdida de la inocencia”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en enero 17, 2012 por en De guión y etiquetada con , , , , , .

En Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

De la misma manera que el narrador de Pálido fuego apuntaba: nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa,Entre Fragmentos nace como un espacio de reflexión interdisciplinar. Diego Giménez.
A %d blogueros les gusta esto: