Entre Fragmentos

“La vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema" V.N.

“Primero se extraña. Después se entraña”, Pessoa, Coca-Cola y Bankia


¿Se imaginan a la creación de un poeta condicionando la decisión de un ministro de Sanidad?  Precisamente esto es lo que paso cuando a principios del siglo XX Coca-Cola intentó introducir la bebida en Portugal y Fernando Pessoa fue el encargado de confeccionar un eslogan publicitario para la compañía. Según recoge Ángel Crespo en La vida plural de Fernando Pessoa ( Seix Barral), Moitinho de Almeida, hijo del propietario de la firma Moitinho d’Almeida Ltda. para la que trabajaba el poeta,  contó en la década de los ochenta que Pessoa era “eximio en propaganda comercial”. Tal es así que el poeta creó para la famosa gaseosa el lema “Primero se extraña. Después se entraña”.

Con el eslogan, el entonces ministro de Sanidad, el doctor Ricardo Jorge, tuvo la excusa para incautar todas las bebidas procedentes de Estados Unidos, ya que, como demostraba el lema, el refresco contenía un estupefaciente que creaba hábito. Según Moitinho el ministro entendió que el lema ponía de manifiesto la toxicidad del producto, ya que extrañar y entrañar es el mecanismo con el que operan los estupefacientes según el cual una sustancia extraña al cuerpo acaba siendo extrañada por el mismo.

Con el lema se puso fin al negocio de la firma con Coca-Cola que vio prohibida su distribución en Portugal. La anécdota, se inscribe dentro del relato que hace Crespo de la vida del poeta para la diferentes firmas comerciales en los albores de la dictadura de Salazar. Hecho que el crítico relaciona con la emergencia de Soares como semi-máscara pessoana y con la consolidación del Libro del desasosiego como diario íntimo en contraposición a un primera etapa con un estilo más decadentista asociada a Vicente Guedes.

Relata Crespo, recogiendo los recuerdos de Moutinho, la frustración tras el fracaso de muchos de los proyectos que el poeta intentó llevar a cabo y que, según el crítico, quedan recogidas en el Libro del desasosiego:

Tenho sonhado muito. Estou cansado de ter sonhado, porém não cansado de sonhar. De sonhar ninguém se cansa, porque sonhar é esquecer, e esquecer não pesa e é um sono sem sonhos em que estamos despertos. Em sonhos consegui tudo. Também tenho despertado, mas que importa? Quantos Césares fui! E os gloriosos, que mesquinhos! César, salvo da morte pela generosidade de um pirata, manda crucificar esse pirata logo que, procurando-o bem, o consegue prender. Napoleão, fazendo seu testamento em Santa Helena, deixa um legado a um facínora que tentara assinar a Wellington. Ó grandezas iguais às da alma da vizinha vesga! Ó grandes homens da cozinheira de outro mundo! Quantos Césares fui, e sonho todavia ser.

Entre los Césares que Pessoa fue hay uno particular que protagoniza El banquero anarquista. Dada la actualidad del tema y la influencia de Pessoa sobre los ministros me atrevo a recomendar al de Economía a ver si consigue entender algo. En la obra, un banquero da cuenta de su anarquismo ante un interlocutor incrédulo que no entiende cómo un burgués puede ser anarquista. El banquero le dice que no sólo es anarquista en la teoría sino también en la práctica:

Trabalhei, lutei, ganhei dinheiro; trabalhei mais, lutei mais, ganhei mais dinheiro; ganhei muito dinheiro por fim. Não olhei a processos — confesso-lhe, meu amigo, que não olhei a processos; empreguei tudo quanto há — o açambarcamento, o sofisma financeiro, a própria concorrência desleal. O quê?! Eu combatia as ficções sociais, imorais e antinaturais por excelência, e havia de olhar a processos?! Eu trabalhava pela liberdade.

El banquero utiliza cualquier medio para enriquecerse y así desmontar las falacias de ficción sobre las que se cimienta la sociedad. No hemos entendido bien a los Ratos y compañía. En realidad son anarquistas. A la luz de la infamia económica que nos toca vivir uno se pregunta si detrás del “Todo un futuro juntos” de Bankia no estará el fino (o grotesco según se mire) humor de un poeta que, cómo Pessoa, supo desentrañar los mecanismos de la ficción, en este caso económica. Y en cierta manera me gusta pensar que el hombre que sostiene los tres globos mientras cruza la calle en una de las escenas del anuncio no es otro que el poeta reencarnado en un personaje del siglo XXI, que se dirige al bar de la esquina ,y al leer los titulares de cualquier periódico, contempla cómo su ficción se ha hecho realidad.

Anuncios

2 comentarios el ““Primero se extraña. Después se entraña”, Pessoa, Coca-Cola y Bankia

  1. Pingback: Insatisfacción: entre Pessoa y los Rolling Stones | Entre Fragmentos

  2. Pingback: Insatisfacción: entre Pessoa y los Rolling Stones - Revista de Letras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en mayo 27, 2012 por en Escritores, Notas y etiquetada con , , , , .

En Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

De la misma manera que el narrador de Pálido fuego apuntaba: nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa,Entre Fragmentos nace como un espacio de reflexión interdisciplinar. Diego Giménez.
A %d blogueros les gusta esto: