Entre Fragmentos

“La vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema" V.N.

Neil Armstrong y la grandeza del universo


“One small step for man, a giant leap for mankind”. Las palabras de Neil Armstrong al descender del Apollo en la superficie de la luna en 1969 quedaron grabadas en el colectivo imaginario de la humanidad y pusieron un broche de esperanza en forma de aforismo a toda una generación que vivió dicho salto tecnológico y científico como algo que trascendía la misma humanidad y demostraba, una vez más, la pequeñez del hombre ante la grandeza del universo.

Ayer murió Neil Armstrong y es posible que en estos días todos recuerden las grandezas y los logros del astronauta. En 1969, personas de todo el mundo se reunieron delante del televisor con el corazón en un puño, emocionados, ante una hecho que parecía reconciliar al hombre consigo mismo.

La década de los sesenta fue una época en que se puso en cuestión, por primera vez de manera sistemática, la definición y las fronteras de occidente. El viaje a la luna fue la victoria de la ciencia, de EE.UU. sobre URSS, del capitalismo. Los sesenta, en Estados Unidos, se sitúan entre la lucha de los derechos civiles y la retirada de las tropas estadounidenses de Vietnam.

En dicho marco se daban unas intersecciones culturales, discursivas, generacionales y transnacionales en el ámbito estético, político y filosófico que planteaban un cuestionamiento generacional por los crímenes, de hecho u omisión, cometidos en los cuarenta y cincuenta. Fue la época de los hippies, de la contraculura, del lsd, de la liberación de la mujer, del postestructuralismo y el albor del fin de los grandes relatos.

En medio de toda esa efervescencia cultural social y política un grupo de astronautas se plantó en la luna para recordar lo pequeño que es el hombre. De hecho, un pequeño paso para un hombre y un gran salto para la humanidad que, a más de cuarenta años vista y de cómo ha continuado la especie, confirman otra frase, un poco más antigua, y de alguien que supo retratarnos: “en algún apartado rincón del universo centelleante, desparramado en innumerables sistemas solares, hubo una vez un astro en el que animales inteligentes inventaron el conocimiento. Fue el minuto más altanero y falaz de la Historia Universal: pero, a fin de cuentas, sólo un minuto” (F.N.).

Anuncios

2 comentarios el “Neil Armstrong y la grandeza del universo

  1. C. Gonzalez
    agosto 27, 2012

    Las palabras de Neil Armstrong al descender del Apollo en la superficie de la luna en 1969 quedaron gravadas en el colectivo imaginario de la humanidad.

    * Me ha encantado la lectura de este texto, sinceramente.
    La única pega que le pondría es la palabra “gravar”, en este contexto se escribe con B, no con V.
    gravar v. tr. Imponer un impuesto u obligación económica: el gobierno ha decidido gravar las importaciones de los artículos de lujo.

    Espero que al autor no le moleste mi apunte, y desde aquí le felicito por el texto.

    • Diego Giménez
      agosto 27, 2012

      Gracias por la notificación!! Error corregido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 26, 2012 por en Escritos.

En Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

De la misma manera que el narrador de Pálido fuego apuntaba: nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa,Entre Fragmentos nace como un espacio de reflexión interdisciplinar. Diego Giménez.
A %d blogueros les gusta esto: