Entre Fragmentos

“La vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema" V.N.

Prima non datur et ultima dispensatur


Siempre recordaré el primer día de clase en la facultad de filosofía. La asignatura era Antropología filosófica y la impartía José Mª Ortega. Ese primer día, con un discurso aprendido a golpe de años, el profesor miró a la clase abarrotada de jóvenes pre-filósofos, fijó su mirada en mí y me preguntó “¿Tú quién eres?”. Apurado por la pregunta recuerdo que respondí, para mi vergüenza, con una tautología, que en filosofía a veces también funcionan como los clichés: “yo soy yo”. A esa edad uno no puede saber quién es y quizás no deba. La pregunta quedó grabada como un mantra que me habría de seguir siempre. Al rato, después de realizar algún otro truco de pirotecnia filosófica, Ortega nos espetó “prima non datur et ultima dispensatur”, la primera no se da y la última se dispensa y disolvió la clase.  El último día se dispensó, como no podía ser de otra manera, y esa fue la última vez que lo vi.

Estos días recuerdo la frase tras dejar la redacción y comenzar un emocionante proyecto en la Universidad de Coimbra. Antes de dejar Barcelona co-organizo un coloquio sobre Pessoa en Barcelona en el que vendrán investigadores de todas partes del mundo. Puestos a filosofar, si nos preguntamos quién era Pessoa en primer lugar me vienen a la cabeza  dos posibles respuestas, también a modo de silogismo: “El yo es otro” de Rimbaud y el “yo, otro” de Imre Kertész.

Del “yo soy yo” al “yo, otro” han pasado unos cuántos años pero la pregunta del profesor Ortega continúa latente como una marca y en esa función de identidades todo me lleva a Pessoa:

Nenhum problema tem solução. Nenhum de nós desata o nó górdio; todos nós ou desistimos ou o cortamos. Resolvemos bruscamente, com o sentimento, os problemas da inteligência, e fazêmo-lo ou por cansaço de pensar, ou por timidez de tirar conclusões, ou pela necessidade absurda de encontrar um apoio, ou pelo impulso gregário de regressar aos outros e à vida.

Como nunca podemos conhecer todos os elementos de uma questão, nunca a podemos resolver.

Para atingir a verdade faltam-nos dados que bastem, e processos intelectuais que esgotem a interpretação desses dados.

Nenhum problema tem solução es el nombre del Proyecto de la Universidad de Coimbra que digitaliza el Livro do Desassossego y de cuyo equipo formo parte. La primera no se da y la última se dispensa porque no se abre ni se cierra aunque se anude y se corten amarras. Todo sigue escribiéndose y editándose mientras buscamos un reflejo que sólo ofrece el trabajo hecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 2, 2012 por en Escritos, Notas.

En Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

De la misma manera que el narrador de Pálido fuego apuntaba: nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa,Entre Fragmentos nace como un espacio de reflexión interdisciplinar. Diego Giménez.
A %d blogueros les gusta esto: