Entre Fragmentos

“La vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema" V.N.

Pessoa, Barcelona y Coimbra


“Pessoa, Barcelona y Coimbra” no es el nombre de una película. En el particular camino desde donde escribo, la relación es la cartografía sobre la que tejo mi deseo. Quizás no es el nombre de una película pero me sirve para presentar algunos de los vídeos del coloquio sobre Pessoa que celebramos en Barcelona el pasado octubre. Han pasado ya unos veinte días y desde Coimbra he podido revisitar y editar algunas de las comunicaciones que se presentaron en el encuentro.

El último día del coloquio asistí, como poniendo un epílogo a una etapa de mi vida, a la comunicación de Miguel Morey que tuve el placer de no-presentar en un ejercicio de humildad del maestro. Asistí a las clases de Morey sobre filosofía y literatura allá por el 2003 si no recuerdo mal. Poder escucharlo en el final del coloquio, en la facultad de filosofía, fue algo que Albert hubiese tildado de encuentro fortuito. Hay veces que la fragmentariedad queda aparcada por una mirada retrospectiva que parece encontrar sentido a un rompecabezas hecho de puzzles diferentes guardados por un pobre con la limosna de la vida.

En piezas de aristas diferentes es en lo que pensé al acercarme estos días a Gumbrecht en un seminario de Materialidades de la literatura al que fui invitado. En un artículo sobre la presencia del lenguaje, el crítico aboga por diferentes maneras de contemplar la presencia en contraposición a posturas de la ausencia, entre las que sitúa a la deconstrucción. El texto me obligó a repensar a Paul de Man. Aristas diferentes y un diagnóstico similar al denunciar la insuficiencia del lenguaje en algunos aspectos de la referencialidad. Después de clase, con el argumento de la presencia dando vueltas en la cabeza, fui, bien acompañado, a un ciclo de cine francés en el TAGV de Coimbra. Les fils de l’Autre, un recién nacido israelí y otro palestino son cambiados por error y criados por familias diferentes. Reflexión sobre la construcción de la identidad.

Aún con la presencia bailando su vals particular me acordé de Balasch y d’A forade la conversación que mantuvimos en la plaza de la Virreina. Me dijo: “Hay escritores que confían en el lenguaje y los hay que no” y al final de aquella tarde me llegó a confesar que  se trataba de “hacer presente la ausencia”. Gumbrecht, Paul de Man y Pessoa. Cambié la Virreina por la Avenida de la República, cartografía diferente teñida de reminiscencia, y, entre la calle de adoquines, la belleza efímera de la noche y la reseca del seminario, me acordé de mi padre y de una calle de San Isidro, también adoquinada. Las calles con adoquines son como hojas cuadriculadas sobre las que los peatones escriben recorridos. Cuál era el recorrido de mi padre y por qué lo recordé continúa siendo una incógnita.

La construcción de la identidad volvió a hacerse presente. El recuerdo de mi padre se mezcló con Los hijos del otro. Catalán, argentino, argentino, catalán. En el seminario me preguntaron de dónde era, de aquí, de allí, no sé… y el texto de Gumbrecht que en un momento hace alusión al tango me recordó Naranjo en flor y que primero “hay que saber sufrir, después amar, después partir y al final andar sin pensamiento”. Y Pessoa. Y el maestro Caeiro: “Creio no Mundo como num malmequer,/ Porque o vejo. Mas não penso nele/ Porque pensar é não compreender…” y me pregunto si se refiere a eso el tango. Hoy el mapa que habito es el mapa en el que quiero estar y quizás con eso basta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en octubre 28, 2012 por en Notas y etiquetada con , , .

En Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

De la misma manera que el narrador de Pálido fuego apuntaba: nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa,Entre Fragmentos nace como un espacio de reflexión interdisciplinar. Diego Giménez.
A %d blogueros les gusta esto: