Entre Fragmentos

“La vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema" V.N.

El «Libro del Desasosiego» en la Feria del Libro de Bogotá


Pessoa_FILBO2013Hoy me ha llegado el pdf de la Antología de escritores portugueses en la que participo con una traducción de cinco fragmentos del Livro do Desasocego de Fernando Pessoa. La Antología se ha preparado para la Feria Intenrnacional del Libro de Bogotá. Los fragmentos pertenecen a la prosa tardía del Libro, atribuida a Bernardo Soares. Concretamente son los fragmentos publicados por Pessoa en el número 3 de la revista Descombrimento, en 1931, cuatro años antes de la muerte del escritor. La traducción está basada en la edición crítica de Jerónimo Pizarro. Para el post seleccioné algunos trechos de los fragmentos:

1. Prefiero la prosa al verso, como modo de arte, por dos razones, de las cuales la primera, que es mía, es que no tengo elección, pues soy incapaz de escribir en verso. La segunda, no obstante, es de todos, y no es – creo bien – una sombra o disfraz de la primera. Vale así la pena que yo la deshilvane, porque afecta al sentido íntimo de toda la valía del arte.

2. Estoy harto de todo, y del todo de todo. Nubes… Son todo, desmantelamientos de lo alto, cosas hoy sólo ellas reales entre la tierra nula y el cielo que no existe; andrajos indescriptibles del tedio que les impongo; niebla condensada en amenazas de color ausente; algodones en rama sucios de un hospital sin paredes. Nubes… Son como yo, un pasaje desecho entre el cielo y la tierra, al sabor de un impulso invisible, tronando o no tronando, alegrando blancas u oscureciendo negras, ficciones del intervalo y del descamino, lejos del ruido de la tierra y sin tener silencio del cielo.

3. Como todos los grandes apasionados, disfruto de la delicia de la pérdida de mí, en que el gozo de la entrega se sufre enteramente. Y, así, muchas veces, escribo sin querer pensar, en un devaneo externo, dejando que las palabras me hagan fiestas, niño pequeño al regazo de ellas. Son frases sin sentido, corriendo mórbidas, en una fluidez de agua sentida, un olvidarse de riachuelo en que las ondas se mezclan e indefinen, volviéndose siempre otras, sucediendo por mí en cortejos sonoros de sedas tenues…

4. En esta hora, en que siento hasta transbordar, quisiera tener la malicia entera de decir, el capricho libre de un estilo por destino. Pero no, sólo el cielo alto es todo, remoto, aboliéndose, y la emoción que tengo, y que es tantas, juntas y confusas, no es más que el reflejo de ese cielo nulo en un lago en mí – lago recluso entre riscos hirsutos, callado, mirada de muerto, en que la altura se contempla, olvidada.

5. Transeúnte de todo – hasta de mi propia alma –, no pertenezco a nada, no deseo nada, no soy nada – centro abstracto de sensaciones impersonales, espejo caído sentiente virado a la variedad del mundo. Con esto, no sé si soy feliz o infeliz; ni me importa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en abril 23, 2013 por en Escritores y etiquetada con , , , , , .

En Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

De la misma manera que el narrador de Pálido fuego apuntaba: nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa,Entre Fragmentos nace como un espacio de reflexión interdisciplinar. Diego Giménez.
A %d blogueros les gusta esto: