Entre Fragmentos

“La vida del hombre como comentario de un hermético e inconcluso poema" V.N.

Pablo Javier, Gamoneda y las bombonas


IMAG3885“Cuando la desdicha es orgullosa, el animal vuela libre” me dijo una vez Pablo Javier mientras caminábamos por Lisboa, alejándonos del ruido de un encuentro de personas que se detestan. Buscábamos una bombona especial, pues la estufa que acababa de comprar le había salido caprichosa. Recorrimos las tiendas del barrio, como dos detectives de lo cotidiano, tras dejar atrás la política del porqué. Recuerdo que, por haber huido, le comenté que estábamos haciendo como el Trinche Carlovich, el jugador rosarino de fútbol al que, en palabras de Menotti, le gustaba más jugar al fútbol que ser profesional. Después de un tiempo de pesquisa infructuosa, nos sentamos en el mirador de Graça y, mientras tomábamos un café arropados por el sol que decoraba los tejados, me habló de Gamoneda.

Gamoneda_PortugalPor aquel entonces Pablo estaba preparando su segundo poemario y Gamoneda le había escrito una carta dándole su parecer sobre el mismo. Recuerdo que estaba emcocionado por la respuesta. Yo le confesé que no conocía mucho de Gamoneda, a lo que respondió citando una serie de poemas e invitándome a leerlo. Tal es la admiración, que Pablo organizó para la próxima semana, para el 27 de junio, un diálogo en Lisboa para hablar de la relación entre Gamoneda y la literatura portuguesa. Según me pudo avanzar, un texto inédito del poeta va a ser presentado. En él se puede leer: “la poesía (Aristóteles dixit) carece de género, lo cual equivale a que la poesía puede darse en cualquiera de los géneros” o “permanecemos y avanzamos (o retrocedemos) dentro del mismo espacio definido por los mismos rasgos esenciales: liberación formal (nunca absoluta), subjetivación, lenguaje y pensamiento imprevistos y frecuentemente sorprendentes (incluso para el poeta), creación y revelación de realidades intelectuales (inexistentes quizá –esto apenas importa – en el mundo exterior y objetivo, pero realidades). Realidades que el propio poeta puede desconocer si pertenecen al pensamiento – y a la sentimentalidad, y a la sensualidad – subyacentes”.

En El misterio del oficio Pablo comparte esos cimientos o rasgos esenciales que menciona Gamoneda. Pablo narra y construye un mundo sin dejarse atar por la forma e intentado dar al pensamiento un lugar que sólo puede ser habitado por la poesía. Así, nos dice que “la belleza se encarna tan inesperadamente como la esperanza”. Con cada poemario va afianzando su trayectoria que no es otra que aquella que la palabra le da. Una operación estética sobre la realidad que al velar da forma y significado. Aunque todo lo que escribo debe ser tomado con cautela, pues todo lo que digo lo hago desde la amistad que se construye tras compartir momentos en la atalaya desde la que miramos al mundo. Como aquella tarde en Lisboa, en que, hermanados en el silencio, fuimos un poco trinches y perseguimos bombonas como si la vida nos fuese en ello. ¿Porque qué sería la vida sin la mirada cómplice a lo que nos mancomuna con el otro? ¿Qué sería de la vida sin poesía?

IMAG3884

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 20, 2014 por en Escritores, Escritos, Notas y etiquetada con , , , .

En Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

De la misma manera que el narrador de Pálido fuego apuntaba: nuestro poeta sugiere aquí que la vida humana no es sino una serie de notas a pie de página de una vasta y oscura obra maestra inconclusa,Entre Fragmentos nace como un espacio de reflexión interdisciplinar. Diego Giménez.
A %d blogueros les gusta esto: